Compatibilidad de Piscis con los signos de Fuego: Aries, Leo y Sagitario

Piscis con los signos de Fuego

Compatibilidad de Piscis con Aries: cooperación

Aries bajará a la tierra a Piscis. Lo conectará con su necesidad profunda de realizar. Lo impulsará a ganar dinero y a concretar sus sueños.

El Carnero es ardiente y aguerrido. Una vez que ha tomado una decisión, no para hasta alcanzarla. Sin embargo, como tiene un temperamento fuerte, muchas veces podría dañar al sensible Pez por su manejo agresivo de la palabra.

El Carnero es una energía a la que le cuesta registrar la necesidad del otro, por lo tanto, le falta sensibilidad y esto podría herir mucho al emotivo Piscis.

Sólo un profundo amor y compromiso harán que Aries tenga en cuenta estas consideraciones y, antes de vociferar, se tome 5 minutos.

En la intimidad, se sentirán muy atraídos. El magnetismo será desbordante, vivirán horas de placer y romance. Será una pareja que llamará la atención.

Compatibilidad de Piscis con Leo: transmutación espiritual

La relación con Leo le dará trabajo al sensible Pez. El orgullo del León y su vanidosa manera de conducirse producirían un gran conflicto en el corazón de Piscis.

Solamente mediando un gran respeto y un gran amor podrían acompañarse. Leo irradiando su calor y fogosidad, amparando y protegiendo a Piscis y este, ocupando un segundo puesto de humildad y entrega.

De todas maneras, podrían unirse en actividades laborales o de rutinas físicas: gimnasia o deportes en las que se llevarían muy bien.

Compatibilidad de Piscis con Sagitario: tensión

Energías en tensión. Sagitario es fogosidad, búsqueda y aventura. Posee un espíritu libre, que necesita flamear y destacarse entre la vulgaridad.

Piscis es sensible, romántico, artístico y necesita un envase que lo contenga.

El único punto en común que podrían tener es la búsqueda espiritual que ambos necesitan.

Sólo si se basan en una profunda fe, donde ambos puedan mirar hacia el mismo horizonte, y un profundo amor, esta unión podría avanzar.

De lo contrario, el dogmatismo de Sagitario y las exageradas defensas de su verdad terminarían opacando y entristeciendo al emotivo Pez.