Compatibilidad de Leo con los signos de Fuego: Aries, Leo y Sagitario

Compatibilidad de Leo con Aries: compatibilidad

Si Leo es el rey: o la reina. Aries es el capitán. Todo rey deberá reinar pero necesitará que alguien lo comande y lleve a la acción su reinado. La audacia de Aries encandilará a Leo.

El Carnero le podrá enseñar muchas cosas que tienen que ver con el hacer, el tomar decisiones y encontrar la savia de la vida en la búsqueda constante hacia nuevos horizontes.

Podrá ser una relación espiritual pero también pasional, donde la lealtad primará y unidos podrán salir adelante, combatiendo las dificultades que la vida les presente.

Sin embargo, si Aries dejara de hacerlo sentir especial al cálido León, la dejadez y la falta de arreglo personal podría inundar su persona, y al sentir su orgullo por el suelo, intentaría arremeter hacia una nueva conquista.

Con ello, la deslealtad sería imperdonable para el aparente auto-suficiente ariano y las cicatrices que dejaría la relación, serían imposibles de olvidar.

Compatibilidad de Leo con Leo: conjunción

Leo es una energía que tiene que ver con las diversiones, los hobbies, los hijos, lo pomposo, lo que reluce, las fiestas, la creatividad y los amantes.

Cuando se une a un igual, podrán divertirse mucho y vivir la vida desde un lugar de festejo y alegría permanente.

El tema es que si exageran en lo festivo, vendrán situaciones de límite que tirarán por tierra tanta celebración. Si la mujer de Leo critica o desmoraliza al León, éste arderá de cólera y un “incendio” emocional ocurrirá entre ambos. Luego, con su orgullo hecho pedazos, se sentirá un rey devaluado.

Sólo la paciencia, la madurez y poner un poco más “los pies en la tierra” ayudarán a estabilizar a esta fogosa pareja.

Compatibilidad de Leo con Sagitario: compatibilidad

Sagitario ilumina el área del corazón y de los hijos del leonino.

Tanto Leo como Sagitario son ardientes y pasionales. El Centauro lo podrá guiar en hobbies, deportes, actividades recreativas y todo aquello que represente disfrute, celebración y placer.

Sin embargo, si se coloca en una posición excesivamente dogmática y juzga al León duramente por las equivocaciones que pudiera cometer, el temperamental Leo haría escuchar sus rugidos, sintiéndose muy resentido por la postura fanática del sagitariano, y se alejaría ofendido.