Compatibilidad de Aries con los Signos de Agua: Cáncer, Escorpio y Piscis

Compatibilidad de Aries con Cáncer: tensión

Ambas energías son impulsivas, sólo que en el caso de Aries se manifiestan a través de la acción, los emprendimientos y el hacer, mientras que en el sensible Cangrejo se expresan a través de las emociones, el pasado, los recuerdos, los temas del hogar, la familia y la comida.

El Cangrejo lleva al Carnero a un viaje hacia el pasado. Lo moviliza en sus emociones más profundas.

Si la relación con la madre de Aries fue difícil o problemática: esto estará representado por su Luna natal, el vínculo con Cáncer repetirá, seguramente, ese conflicto. Sus elementos no son compatibles. Un diálogo típico podría ser:
Cáncer: “¿A qué hora vienes a cenar?”.
Aries: “¡No sé! Estoy abrumado de trabajo”.
Cáncer: “Pero justo hoy viene mamá, papá, la tía, tu sobrino, la novia de nuestro hijo y nuestro bebé, por supuesto”.
Aries: “¿Qué bebé? ¿Ese vago que cumplió 24?”.
Cáncer: “Ay, tu siempre el mismo”.
Aries llegará muerto, después de una jornada interminable, comerá las sobras y se quedará dormido, escuchando las repetidas historias, siempre contadas, de la familia. Telón.

Compatibilidad de Aries con Escorpio: transmutación espiritual

Podrán sentirse seducidos por una pasión irrefrenable, donde el todo o nada se manifieste con grandes altibajos en temas de dinero o sexo. Nunca será una relación apacible.

Podrán ganar mucho dinero juntos o podrán hacer el amor hasta el hartazgo, pero les resultará difícil hallar un equilibrio, dadas sus personalidades intensas. De todas maneras, si logran madurar, a través de estos conflictos, irán transmutando y evolucionando, “muriéndose” los viejos miedos, celos o mezquindades.

Compatibilidad de Aries con Piscis: cooperación

La magia y sensualidad piscianas podrán ser una estimulante atracción para el guerrero Aries.

Se sentirá profundamente seducido por estos “cantos de sirena”, que lo harán volar y soñar hacia mundos impensados.

Piscis lo intuirá profundamente al Camero e iluminará su parte psíquica. Sin embargo, el Camero deberá cuidar su lado agresivo, porque al sensible Pez le costará perdonarlo.

Por lo tanto, si los Peces dejan atrás el rencor y el marciano se conecta con la sensibilidad del otro: cosa difícil, pero no imposible si hay amor la unión resultará y encamarán los arquetipos por excelencia de lo femenino y lo masculino.