Compatibilidad de Aries con los Signos de Fuego: Aries, Leo y Sagitario

Con Aries (conjunción)

Fuego contra fuego. Pasión a raudales, entretenimientos, peleas, entusiasmo y aventuras.

Un diálogo podría ser:
Él: —¿Nos vamos de viaje en moto a recorrer los lagos y las montañas del sur del hemisferio?
Ella: —¿A qué hora salimos?
Él: —Si quieres, ahora mismo bonita…, pero ¿cómo era tu nombre?
Ella: — ¡Me llamo igual que tu madre..!
Él: —Ay, cómo me gusta que te enojes. ¡Ven Diosa…!
Ella lo rechaza y se da cierto forcejeo para zafar de él. Él Le estampa un beso en la boca, digno de Jorgito a Nina en “Avenida Brasil”. Continúa la lucha, pero ahora se torna todo en algo…, más carnal.

Acto seguido, se los verá felices, cabellos al viento, viajando en motocicleta con rumbo desconocido.

Con Leo (compatibilidad)

Leo llegará a su corazón y podrán compartir actividades creativas en el más amplio sentido de la palabra, tanto artísticas como de procreación (hijos). El entusiasmo los unirá y emprenderán, con alegría, aquello que se propongan.

Sin embargo, si el ego de Leo se pone a competir con el pionero y batallador Aries, este último hará estallar su ira, ya que él no admitirá ser segundo en nada. Esto será particularmente difícil cuando la mujer sea de Aries (por el ego del varón leonino, claro).

Asimismo, si Aries dejara de halagar al necesitado de aplausos Leo, este se marchitaría y dejaría de arreglarse, ya que no sentiría ser “el rey” o “la reina” de nadie. Por lo tanto, la unión sucumbiría.

Con Sagitario (compatibilidad)

Sagitario ilumina las ansias de expansión del ariano. Juntos se embarcarán en aventuras, viajarán y, probablemente, exageren en el derroche de energías.

¡Tan contentos van a estar! El Centauro será una especie de maestro para Aries, le abrirá la cabeza, proveyéndolo de libros de filosofía o de autoayuda y, gracias a eso, encontrará un nuevo significado a su existencia.

Sin embargo, si Sagitario se pone demasiado en maestro ciruela, el ego de Aries se rebelará y la guerra se desatará, por lo cual Sagitario dará una explicación catedrática digna de un foro griego, luego de lo cual, saldrá a cabalgar por las llanuras, buscando un poco de oxígeno. ¡Tanto fuego lo estaba chamuscando!