¿Qué es la Astrología?

Horóscopo Venus

Las estrellas y os planetas nos atraen y nos comprometen, ya sea en lo intelectual como en lo racional o emotivo, pero sobre todas las cosas sentimos que e los pueden influir en nuestra existencia. ¿Qué es entonces, la Astrología? ¿Arte o ciencia? Sin duda es ambas cosas a la vez. ¿Qué es la Astrología para cada uno de nosotros?

Es una amiga, una guía, porque nos ayuda a conocer los sucesos de nuestro pasado, presente y futuro.

¿Cómo acercarse a la astrología?

Con amor, humildad y con un profundo conocimiento de la psicología, porque el mapa natal de un individuo revela su carácter. En efecto, no es una casualidad que Jung haya afirmado que la tipología astrológica es la más precisa que poseemos para clasificar les caracteres. Entonces, puesto que la astrología es psicología, el astrólogo deberá tener una precisa preparación en ese campo y conocer, sobre todo, ¡os símbolos y sus significados, pues éstos re sumen las posiciones p are arias, las constelaciones, las reincidencias los movimientos astrales en el macrocosmos y en el microcosmos de nuestro mapa natal.

La carta natal contiene al mismo tiempo nuestro carácter y nuestro destino que es lo que conforma nuestra individualidad, y no siempre es fácil aceptar a ninguno de esos dos componentes. En efecto, no deberíamos sorprendernos si. en primera instancia, no nos resulta posible identificarnos completamente con las características de nuestro signo de nacimiento, porque las posiciones de cada planeta en el momento de! alumbramiento toman aquel aspecto especial que va cambiando continuamente y que define nuestro sello astral propio.

Por ello, aunque estemos definidos por las connotaciones genéricas de! signo de nacimiento, y por determinados aspectos planetarios por ejemplo, si nacimos con el Sol en conjunción con Marte, serenos propensos a dominar, a batallar, a asumir posiciones de predominio; mientras que si tenemos el Sol y Saturno unidos seremos notablemente metódicos, determinados y constantes— por lo demás, estaremos desdibujados con respecto a las características del signo, debido a las posiciones de los otros planetas que marcaran de modo unilateral nuestra naturaleza astral.

¿Cómo se comporta entonces el astrólogo en este contexto? No es un brujo, no deberíamos pretender de él una profecía mágica. Solamente deberíamos esperar indicaciones consejos, informaciones acerca de aquellas conjunciones astrales que podrán actuar positiva o negativamente en el curso de los acontecimientos de nuestra vida, pero nosotros decidiremos libremente qué línea de conducta deberemos tomar cuando la afrontemos, utilizando nuestro libre albedrío.

Por tal motivo, el astrólogo debe poseer mucha experiencia y sutil psicología; él no es tan sólo un individuo, sino un intérprete, por lo que debe tener cierto número de datos acerca de la persona que consulta el mapa natal: éste será un amigo y un maestro desde el momento en que se lo consulte, porque nos ayuda a conocer nuestros defectos y a mejorar nuestras cualidades. Nos indica cuáles son las actividades de las que nos conviene abstenernos y las que podemos desarrollar. No podemos por cierto modificar nuestro destino pero sí podemos corregir sus asperezas. La cada natal es, pues, una clave para defendernos de las desazones mundanales y de las debilidades que están arraigadas en nosotros.

Al mismo tiempo, la carta natal —y, por consiguiente, la Astrología— es un enriquecimiento cognoscitivo y espiritual, una apertura menta! hacia el infinito.

En efecto, la religión dogmática ha perdido mucho de su eficacia y el nombre busca e las leyes de a naturaleza una respuesta a sus preguntas; por ello comprendemos por qué se dirige a la Astrología pues ésta se basa en un profundo conocimiento de las leyes naturales para obtener respuestas. No es casual que la Astrología haya estado presente en las universidades durante siglos como disciplina, como ciencia auxiliar de la filosofía, de la medicina. para ser luego alejada de ellas debido a una polémica relación con la astronomía que. por otra parte no es más que una hija de la Astrología misma.

Sin embargo, actualmente se está expandiendo y divulgando con una fuerza excepcional. El hombre y la mujer, en su deseo de conocerse a si mismo y a las leyes naturales de las que as partícipe se dirige a la astrología para alcanzar aquella clave de lectura, para pe letra desde diversos niveles en el misterioso mundo de las fuerzas que modulan y dan ritmo a su vida.